COSMÉTICOS: ETIQUETADO SEGURO

Woman at home applying cream mask

Los productos cosméticos o productos de higiene invaden actualmente nuestro hogar. Tanto es así, que  no es extraño que al ir al supermercado o  a la farmacia caiga en nuestra cesta algún producto de este tipo. Pero, ¿entendemos la información del etiquetado del producto cosmético que consumimos? ¿Sabemos reconocer si un cosmético es seguro a través de su etiquetado?

En este post os damos las claves para hacer un análisis rápido del producto cosmético que vamos a comprar.

¿Qué Reglamento rige los productos cosméticos?

Los productos cosméticos comercializados en la Unión Europea, están regidos por el Reglamento (CE) 1233/2009. En este reglamento se establecen las obligaciones y requisitos que deben cumplir para garantizar un nivel adecuado de seguridad y protección de la salud del consumidor.

¿Cuáles son los requisitos mínimos de etiquetado para un producto cosmético?

El artículo 19 del Reglamento (CE) 1223/2009 establece los requisitos mínimos de etiquetado de un producto cosmético para considerarlo seguro y legal. Dicho esto, pasemos a ver en qué debemos fijarnos:

a) Responsable de la Puesta en el Mercado.

Debe aparecer el nombre y contacto de la empresa Responsable de la comercialización en Europa. No debemos asumir que esta empresa es el fabricante del producto, puesto que no tiene porque ser así. Por eso en algunos etiquetados se indica “Fabricado por XXX para ZZZ”. El objetivo es que, si algún consumidor tiene algún comentario o queja sobre el producto, pueda contactar fácilmente con el Responsable.

b) Función del cosmético

Se debe indicar para qué se quiere que se use la fórmula cosmética. En la mayoría de casos al nombrar el tipo del producto ya se nos proporciona su función. Por ejemplo, CHAMPÚ, ya que es conocido que un champú se utiliza para la limpieza del cabello.

c) Lista de ingredientes

El listado de ingredientes es la parte más técnica del etiquetado. Los ingredientes se deben nombrar de acuerdo con el glosario INCI y en orden decreciente de composición en el producto final. También debe ir precedido de la palabra Ingredients. Este orden se mantendrá rigurosamente hasta el 1% de concentración. Inferior a él se podrá alterar el orden para salvaguardar la confidencialidad de la fórmula cosmética. Por ello, la mayoría de las veces encontraremos al agua (AQUA) en primer lugar,  porque es el componente mayoritario. Que el ingrediente esté al final de la lista no quiere decir que sea un aditivo insignificante o despreciable. Todos los ingredientes son necesarios para el desarrollo de la fórmula.

d) Lote

La codificación del lote, se establece para identificar la fecha de fabricación y envasado del producto por parte del Responsable de la Puesta en el Mercado. Esta codificación es individual para cada fabricación de producto y para cada empresa. Aporta información de trazabilidad del producto cosmético ante una posible reacción adversa.

e) PAO y Caducidad

El PAO es el denominado periodo después de la apertura (Period After Open). Se representa como un tarro abierto sobre el que figura un número y la letra M que indica “meses”. Este símbolo nos indica el tiempo de vida útil del producto una vez lo hemos abierto. Pasado este tiempo no es aconsejable seguir utilizándolo. Se considera que puede perder algunas propiedades.

Al contrario del PAO, la fecha de caducidad no tiene por qué venir impresa en el etiquetado. Suele indicarse junto al lote en la parte inferior o superior del envase. Este requisito solo será obligatorio cuando los estudios de estabilidad indiquen que el producto no supera los 30 meses. Es decir, cuando el formulado cosmético se «estropee» antes de los 30 meses de estudio. De lo contrario no habría que indicarlo. ¡Pero esto no quiere decir que los cosméticos sean eternos! Esto es así porque se entiende que es tiempo suficiente desde la fabricación para su consumo, y por tanto se garantizan las cualidades iniciales.

f) Modo de empleo y precauciones de uso

Es recomendable que se indique el modo de uso para evitar una mala praxis por parte del consumidor. Cuando un producto tiene un modo de empleo por su función cotidiana, como por ejemplo un champú, puede obviarse el modo de empleo. Aunque no es aconsejable.

Algo parecido pasa con las precauciones de uso. En este caso está más extendido entre los técnicos cosméticos recurrir a unas advertencias mínimas para evitar confusiones al consumidor. De este modo se aseguran un uso razonable del producto. Por ejemplo: “Uso externo. Mantener fuera del alcance de los niños. No ingerir. Evitar el contacto con los ojos.”

g) Contenido nominal del envase

El contenido nominal es la cantidad de producto que hay en el envase. Cuando va acompañado de un símbolo en forma de “e”, se convierte en contenido efectivo. Se garantiza así que cumple la normativa estadística dispuesta.

h) Información adicional

También podemos encontrar otro tipo de información muy útil para el consumidor. Por ejemplo: textos reivindicativos de propiedades, símbolo de reciclaje, logos de certificaciones o símbolos de protección solar.

Ahora que ya conocemos los requisitos mínimos del etiquetado cosmético no hay que olvidar que esta información ha de ser siempre accesible, indeleble, legible y honesta. El lenguaje utilizado en los textos explicativos debe ser de fácil comprensión para el consumidor. También  debe utilizarse la lengua oficial del país de comercialización.

¡La información está a tu alcance!

Como puedes ver, el etiquetado nos aporta mucha información sobre el producto que vamos a consumir. Una vez que ya sabemos identificar los elementos mínimos, la carencia de alguno de ellos nos hará sospechar de la falta de seguridad de un producto. Incluso si un etiquetado no está en el idioma del país en el que se comercializa, podríamos decir que su etiquetado es incompleto y no garantiza la seguridad del cliente para su utilización.

Las compañías cosméticas invierten muchos esfuerzos para el desarrollo del etiquetado y tener una mayor transparencia de sus productos. Ante todo, está la seguridad del consumidor para garantizar su fidelización ¿verdad?

Si necesitas ayuda con tus etiquetas o tienes consultas relacionadas con el sector cosmético no dudes en ponerte en contacto con nosotros ¡ Estaremos encantados de ayudarte!

 

Escrito por:

Sheila Peña

Consultora Técnica Cosmética

 

Atributos de imagen: Foto de Mano creada por senivpetro, Freepik

 

¿Te ha parecido interesante? ¡Comparte!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest